Utilizamos cookies propias y externas.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más

Acepto

Informe Derechos Humanos en un “estado de excepción”

 

Al cumplirse un año de las protestas sociales en Nicaragua, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) presenta un nuevo informe sobre las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en los últimos seis meses, que forman parte de la peor escalada de represión en la historia reciente del país.

 

Informe Derechos Humanos en un “estado de excepción”

Más Información


 

  

 

 

 

 

Cuando la retórica gana a la acción política

(Artículo de Opinión)

 

Mientras algunas administraciones públicas vascas festejan que baten récords de recaudación, la convocatoria de subvenciones de 2019 de cooperación al desarrollo del Gobierno Vasco reduce en la práctica su capacidad para apoyar las iniciativas y proyectos llevados a cabo por las ONG de desarrollo vascas.

 

Calculamos que esta reducción dejará de lado una veintena de proyectos solidarios en zonas vulnerables del planeta. Nos referimos, por ejemplo, al trabajo que las ONG de desarrollo, con el apoyo de una sociedad vasca solidaria y comprometida, realizamos para garantizar el agua, el saneamiento o la salud; para que miles de personas puedan ir a la escuela; para fomentar las infraestructuras y la promoción de la equidad entre mujeres y hombres; o el fortalecimiento de instituciones.

 

La política de cooperación fue una de las más afectadas por la crisis global que comenzó en 2008, sufriendo fuertes recortes, y poniendo en riesgo la defensa de valores como la solidaridad, el bien común, el cumplimiento de los derechos humanos, o el compromiso en la lucha contra las desigualdades. Entre 2010 y 2015, los fondos destinados a proyectos en países empobrecidos se redujeron en un 33,5%, y casi un 30% de las ONG de desarrollo vascas tuvieron que tomar la difícil decisión de dejar de trabajar con organizaciones locales, e incluso abandonar algunos países en los que intervenían.

 

En 2019, la prórroga presupuestaria en el seno del Gobierno Vasco ha servido para enmascarar lo que entendemos esconde una falta de voluntad política. Estamos ante un ejecutivo incapaz de mantener el volumen de fondos destinados a cooperación tras un año de récord histórico de recaudación, lo que nos sitúa nuevamente en un escenario complicado para la solidaridad y la defensa de los derechos humanos.

 

Las ONG de desarrollo vascas nos encontramos ante un escenario de restricción presupuestaria en el que el Gobierno Vasco apuesta por reforzar la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, mientras permite que los fondos disponibles para financiar proyectos de cooperación y educación para la transformación social disminuyan significativamente. Esta situación es desconcertante y nos preocupa.

 

Los partidos políticos nos transmiten su descontento con la falta de compromiso institucional para impulsar la política pública de cooperación. Comparten la necesidad de una dotación presupuestaria estable y suficiente, que tal y como recoge la Ley vasca de cooperación, alcance el 0,7% del presupuesto total, y apuestan por alcanzar los compromisos y acuerdos en materia de cooperación que impulsa la propia Ley. El trabajo de las ONG de desarrollo vascas es reconocido y apoyado por estos mismos partidos: nos felicitan y nos animan a seguir trabajando, poniendo en valor los esfuerzos que llevamos a cabo para contribuir a luchar contra la pobreza y las desigualdades. Sin embargo, este apoyo no se materializa en decisiones políticas concretas y las palabras quedan en papel mojado. La retórica gana, nuevamente, a la acción política.

 

Graça Machel, activista mozambiqueña, señala: “cuando gozas de privilegios, tienes que asumir tus responsabilidades. No podemos obviar nuestras obligaciones mientras siga habiendo problemas por resolver en el mundo”. Es necesario que quienes toman decisiones en los despachos sean conscientes de que estas tienen consecuencias para la vida de muchas personas. Los derechos humanos y la vida digna están en riesgo, y no es tiempo de darles la espalda.

 

Las 79 ONG de desarrollo que conforman nuestra red, ofrecemos al Ejecutivo la experiencia, el conocimiento, la colaboración y la mano tendida para seguir trabajando por alcanzar unos objetivos que seguramente compartimos. Debemos remar en confianza, en la misma dirección, y a un ritmo acompasado. De lo contrario, las amenazas globales (pobreza, desigualdades, injusticias, cambio climático y sostenibilidad del planeta, auge de la extrema derecha con propuestas antisociales, violencias machistas, crisis humanitarias, migraciones forzosas…), seguirán ganando terreno.

 

El 26 de mayo tenemos la oportunidad de fijar el rumbo de las políticas que más nos afectan, aquellas que emanan de nuestras instituciones más cercanas. Invitamos a la ciudadanía a que incluya la solidaridad entre los asuntos a exigir a los partidos políticos, exigiéndoles que apuesten por fortalecer las políticas sociales que cohesionan nuestra sociedad, entre ellas las de cooperación. Nuestro voto local tiene un efecto global en este mundo interconectado.

 

Sofía Marroquín

Presidenta de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi

30.662.221 R

 

  

 

 

 

Sobre nosotros

MUGEN GAINETIK es una asociación para la cooperación con los países del Sur que busca la transformación social también en el Norte. Creemos que la solidaridad no debe quedar en buenas intenciones, ni posponerla a supuestos cambios de estructuras. Que hay que actuar.

Localización

C/ Portuetxe 15, 1º C, 20018 Donostia - San Sebastián

Contacto

Si deseas ponerte en contacto con nosotros llámanos al:
(0034) 943 312029 o escríbenos un correo a esta dirección:
mugen@mugengainetik.org